El centro de Salud Selig Goldin de Paraná celebró el cierre de las acciones por la Semana de Promoción de Hábitos Saludables junto a la comunidad. Mediante la iniciativa, que se organiza cada año en adhesión a la campaña nacional 100.000 corazones, se ofrecieron diferentes actividades a la población en las que se recordó que la adopción de medidas simples y al alcance de todos permiten reducir la incidencia de las patologías cardíacas.

En este marco, unas 80 personas concurrieron a la plaza Italia para participar de las actividades junto al equipo del centro de salud, asistir a números musicales en vivo y acompañar en la caminata por la costanera y posterior suelta de globos.

La directora del centro de salud, Alba Velázquez, señaló que la convocatoria fue abierta a toda la comunidad: “Participaron chicos y grandes, si bien nosotros apuntamos mayormente a los adultos con la promoción de hábitos saludables por supuesto que están incluidos los niños”. En este sentido precisó: “Hemos incorporado talleres sobre obesidad infantil, en los que están trabajando el pediatra con una nutricionista y el acompañamiento de todo el equipo de la institución; y tenemos otro taller de la misma característica pero para adultos”.

En la oportunidad Velázquez indicó: “Vemos que la comunidad responde, creo que a partir de reforzar el mensaje desde el centro de salud, donde aspiramos a que logren una mejor calidad de vida modificando solamente algunas prácticas, la gente va cambiando hábitos y viendo el impacto en su bienestar”.

A su turno el cardiólogo de la institución, Dante Moine, informó que la actividad ya se ha transformado en un clásico: “Hace 19 años que venimos haciendo la Semana de Promoción de Hábitos Saludables, y hace 11 que a nivel nacional se inició la campaña 100.000 corazones, a la que adherimos y cada año transformamos las acciones de promoción de salud en un evento festivo para el centro de salud, invitando siempre a la comunidad y aprovechando el momento para reforzar los consejos para preservar la salud cardiovascular”.

El profesional recordó que la campaña se llama 100.000 corazones porque parte de la premisa de que, siguiendo las pautas recomendadas, se podría prevenir la misma cantidad de eventos cardiovasculares a nivel país cada año. “Son medidas muy accesibles, y aquí no hablamos de medicación sino de incorporar hábitos que van a mejorar su calidad de vida y, a la larga, permitirán reducir la incidencia de la enfermedad cardiovascular”, señaló Moine, precisando que las cuatro premisas básicas pasan por mantenerse activo (hacer ejercicio); no fumar; consumir más frutas y verduras; y reducir el consumo de sal, grasas y frituras.

Por su parte Pedro Manucci, profesor de educación física del establecimiento, explicó cómo es trabajar en un establecimiento de salud, ya que por lo general se identifica a su rama profesional en el marco de instituciones educativas o clubes. “No nos olvidemos que el centro de salud es un agente de promoción y prevención, entonces desde ese lugar también el ejercicio sirve como dispositivo para la prevención de enfermedades”, declaró.

Manucci apuntó: “El profe no deja de ser un agente de salud, y desde esa perspectiva es que abordamos esta temática dentro de las prácticas corporales, que sostenemos que es el mejor dispositivo no farmacológico para mantener una vida saludable”. El profesor destacó que se ha logrado una buena llegada a la comunidad, sobre todo por parte de los adultos mayores, “más allá de que cuesta crearles el hábito, a medida que la gente va tomando conciencia de que el ejercicio les hace bien, ellos mismos lo van tomando”.

Cabe señalar que desde hace 10 años este centro de salud ofrece la posibilidad de realizar actividad física supervisada por profesores (los días martes y jueves, a las 16). Allí además se trabaja en forma interdisciplinaria junto al cardiólogo y la nutricionista, y en algunas intervenciones específicas se cuenta con el abordaje de la psicóloga.

Impresiones

Juan Carlos, de 69 años, manifestó: “Es una de las primeras veces que vengo, antes no podía por mi trabajo u otras cuestiones, y ahora aproveché a acompañar a mi señora que siempre venía”. Tras lo cual agregó: “Me pareció muy lindo e importante para recordar qué hacer para estar saludable; uno a esta altura empieza a cuidarse porque la edad misma te lleva a tener hábitos más saludables, con la comida por ejemplo y tratar en lo posible de sumarle lo físico”.

Por su parte Elvira Teresa, de 71 años, expresó: “Yo hace mucho que vengo a hacerme atender acá, con el doctor Moine que me salvó la vida, así que sigo sus recomendaciones al pie de la letra”.

Elvira, que asistió junto con su marido, su hija, su nieta y su comadre, hizo hincapié en el acompañamiento de la familia destacando la importancia de contar con el respaldo del entorno para sostener los hábitos en el hogar: “Yo tengo dos Stent y mi esposo es diabético, así que toda la familia se suma y nos ayuda a incorporar estos hábitos, comiendo con poquita sal o también los chicos que en casa no toman gaseosa”, ilustró a modo de ejemplo.