La ministra de Salud, Sonia Velázquez mantuvo un encuentro con la referente provincial del Programa de Prevención de Cáncer de Cuello de Útero, Claudia Enrique, y la jefa del servicio de Ginecología del hospital San Martín de Paraná, Graciela López, donde analizaron los beneficios de implementar el test de tamizaje del Virus de Papiloma Humano (VPH) que detecta el mismo antes que existan lesiones precancerosas.

“Ponemos en agenda y queremos darle rigor programático, estratégico y político para, a la brevedad, cumplimentar el lanzamiento provincial de esta estrategia sanitaria que permitirá reducir y erradicar progresivamente la presencia de casos de cáncer cervicouterino” señaló la titular de la cartera sanitaria.

En ese marco la ministra elevó una solicitud formal al titular del área nacional, Adolfo Rubinstein, para que Entre Ríos pueda ingresar al programa de tamizaje que desde 2010 se implementa en otras provincias con mayor prevalencia de esta enfermedad.

Una vez concretada esta instancia se definirán cuestiones fundamentales como la ubicación física del laboratorio provincial de referencia (para lo cual se requerirá la provisión de insumos y equipamiento por parte del organismo nacional) así como el desarrollo de la estrategia sanitaria provincial.

Sobre este último aspecto, Velázquez referenció: “En todo momento se tendrá presente la cobertura poblacional y se prevé como herramienta la búsqueda activa para captar a las mujeres que no están llegando al sistema de salud” y enseguida consideró que “esta instancia va a requerir mucha sensibilización y algunas etapas para su implementación pero lo principal es inscribir este planteo con una proyección a futuro y como una oportunidad sanitaria que tenemos que instaurar”.

Base y fundamento del test

Respecto a la modalidad e implementación de esta herramienta, Claudia Enrique precisó: “Estamos hablando de la detección de un virus que está relacionado con el cáncer de cuello de útero y se hace mediante un test a mujeres sin obra social entre los 30 y 65 años, el grupo poblacional con más riesgo de lesiones cancerosas y precancerosas” y agregó que “este estudio permite una reorganización del sistema de salud que hace que todas aquellas mujeres tengan un estudio más preciso y sensible de lo que es un Papanicolaou”.

La responsable del programa de Prevención de Cáncer de Cuello de Útero indicó que la mortalidad por esta enfermedad “está estabilizada desde hace 20 años pero no hay una tendencia descendente en la cantidad de casos” por lo que aclaró: “La implementación de este test busca erradicar la enfermedad”.

En ese mismo sentido Graciela López del hospital San Martín afirmó: “Las nuevas tecnologías nos van a ayudar a erradicar la enfermedad lo cual no era posible hace 10 años porque no podíamos implementar estos sistemas que, a través de la identificación del virus que produce el cáncer, permiten llegar a evitarla”.

“Hoy a nivel mundial no se habla del cáncer sino del virus que lo produce” indicó la profesional al tiempo que aclaró: “Lograr que en el sistema sanitario público entrerriano tengamos un método de tamizaje que logre erradicar esta enfermedad que es grave, sería un logro que incluso nos permitiría intervenir en las mismas mujeres en otras cuestiones como las enfermedades de transmisión sexual que ocurren y producen mucho daño”.

Mortalidad y proyecciones

Alrededor de 35 mujeres mueren por año por cáncer invasor de cuello uterino en Entre Ríos, patología que es propia por la incorporación del virus en la célula del cuello de útero y que, de acuerdo a lo establecido médicamente, tarda más de 10 años en progresar desde una infección viral hacia un cáncer y llega luego a la muerte porque involucra a órganos vitales.

“Con esta nueva metodología, se cruzan todos los datos de población nominalizada a través de los Programas para ir a la búsqueda de las mujeres de entre 30 a 65 años” señaló Degani al tiempo que referenció: “A las mujeres a las que el test les dé negativo para VPH recién se les repetirá el control a los 5 años”:

Consultada sobre si estos estudios se efectúan en el sector privado, la especialista señaló: “No se están haciendo en la parte privada en forma sistemática y preventiva ya que para lograr esta determinación el estudio se debe mandar incluso a otras ciudades como Buenos Aires y Rosario” y enseguida remarcó: “Acá tendríamos un laboratorio público que detecta la infección por VPH y que, luego de transcurrido 10 años, produce el cáncer de cuello”.

Del encuentro participaron además la directora de Programas Especiales, Miriam Gauna; la referente de salud Materno Infanto Juvenil, Karina Silva; y los integrantes del programa Sumar, Dante Enriquez y Yasmín Díaz.

Para tener en cuenta

La población entrerriana está estimada en 1,4 millones de las cuales hay aproximadamente 245.000 mujeres de entre 30 a 65 años.

De ese número un 40 por ciento no posee obra social, es decir cerca de 98.000. En el primer año se hará el test a 59.000 lo que permitirá a su vez efectuar 8.000 diagnósticos positivos del virus y 3.000 de cáncer de cuello de útero.

(Prensa Salud)