La Casa de la Cultura en Paraná fue el punto de reunión donde integrantes de los equipos de trabajo de centros de atención primaria de niveles A y B asistió al tercer encuentro de Atención Primaria de la Salud (APS) y Enfermería. La jornada dio continuidad a las instancias de capacitación promovidas en forma conjunta desde la Dirección General del Primer Nivel de Atención y el Departamento de Enfermería del Ministerio de Salud.
Los ejes abordados fueron la planificación en equipo de las tareas, el registro de las enfermedades de notificación obligatoria, la optimización de las coberturas de vacunación, como así también la captación y seguimiento de pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT).

En la oportunidad, la directora general del Primer Nivel de Atención, Norma Hernández, expresó: “Tenemos un sistema acostumbrado a la atención de la demanda espontánea que llega al centro de salud, y la realidad hoy es que existe un predominio de problemáticas crónicas que muchas veces no motivan esa consulta directa”. Por lo tanto, es necesario repensar y readecuar las prácticas para que las instituciones puedan brindar una respuesta acorde a este nuevo perfil y asegurar el seguimiento del paciente con estas patologías.

“Lo que tenemos que entender es que abordar las enfermedades crónicas es trabajar en el adulto sano para que no se enferme”, indicó Hernández. Tras lo cual agregó: “Porque una vez instalada alguna alteración, como pueden ser hipertensión, diabetes y demás, después pueden desencadenar los cuadros que requieren mayor inversión en salud como son los tratamientos de pacientes con infarto de miocardio, o el tratamiento de un accidente cerebrovascular, que además de estar entre las principales causas de muerte, en los casos que no resultan mortales, pueden dejar secuelas incapacitantes”.

Es por eso que desde el Ministerio de Salud se propende a generar cambios en la población; “y para producirlos tenemos que saber cómo hacerlos y también tener una actitud diferente a la que teníamos hasta ahora, donde mayormente se trabajaba hacia adentro del centro de salud y esperando la consulta”.

Para revertir este panorama es que se busca que los equipos del primer nivel puedan ofrecer mayor acompañamiento a aquellas personas que no asisten a los establecimientos o que sólo lo hacen cuando enfrentan una complicación. “Sabemos que la readecuación del sistema sanitario no es algo que se pueda lograr de un día para el otro, pero es una estrategia que tenemos que movilizar y entendemos que la capacitación del personal es una base fundamental para lograrlo”, finalizó Hernández.

Importancia de readecuar la atención

Por su parte, la coordinadora de Prevención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles, Soledad Garcilazo, explicó que desde la Organización Mundial de la Salud se monitorea al grupo de aquellas patologías que producen el mayor impacto en la salud de la población, entre las que se cuentan las enfermedades cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer, diabetes, patologías respiratorias crónicas y la obesidad.

La referente destacó que estas afecciones están ligadas a factores de riesgo que son comunes a todas y a su vez se ha sumado la preocupación de que tradicionalmente estuvieron asociadas a la vejez o a los adultos mayores, pero actualmente se observan a edades cada vez más tempranas e incluso en la niñez. "Entonces ese es el impacto o la importancia de por qué nosotros debemos empezar a adecuar nuestra atención a este tipo de enfermedades, sin descuidar las infecciosas o las reemergentes", completó Garcilazo.

Ejes desarrollados

La primera premisa abordada durante la actividad fue profundizar las cuestiones referentes a la planificación de tareas ajustadas a las necesidades de la comunidad del área programática de cada establecimiento, en el marco de las reuniones periódicas que deben desarrollar los 56 centros de salud de niveles A y B (a partir de la disposición 3 de la Subsecretaría de Redes Integradas de Servicios de Salud).

También se capacitó en atención de enfermedades crónicas, haciendo foco en relevar la situación sociosanitaria de la población a cargo de cada institución. Allí también se destacó la importancia de lograr que las personas se empoderen y sean conscientes de que el control de su salud va a depender en gran medida de la actitud personal que tomen para adoptar hábitos saludables y sostenerlos en el tiempo.

Por otro lado, el personal del Programa Ampliado de Inmunizaciones brindó datos de las dosis antigripales aplicadas y habló acerca del seguimiento de aquellos pacientes que no han asistido a recibir la vacuna, a fin de generar estrategias que permitan mejorar los índices de cobertura.

Además, técnicos del área de Vigilancia Epidemiológica dieron precisiones en torno a cuestiones referidas al registro de las enfermedades de denuncia obligatoria, lo que permite tener un monitoreo más agudo de la evolución de las distintas patologías.

(Prensa Ministerio de Salud)