Desde el organismo provincial se les presentó a los vecinos un resumen de lo actuado hasta el momento, que se les entregó por escrito. Por su parte, las vecinas expusieron su preocupación ante el basural a cielo abierto que funciona en la localidad y otros problemas ambientales.

En el encuentro acordaron llevar adelante “un trabajo mancomunado entre los vecinos y la Secretaría para poder encontrar los caminos con el municipio que nos proporcionen una disminución de los volúmenes de basura, el control de los incendios, y la no intromisión de niños o personas de cualquier edad, por los riesgos que eso implica. Y promover la correcta gestión de los residuos”, expresó Amavet luego de la reunión.

Además, desde el organismo provincial se comprometieron a realizar una nueva inspección para, en base a eso, establecer un plan de trabajo a acordar con el municipio.

Se les explicó además que desde el año 2009 la provincia cuenta con una herramienta específica para promover la gestión integral de los residuos sólidos urbanos, que consiste en dar un tratamiento y destino adecuados y propiciar la reducción de sus volúmenes, en forma gradual y progresiva.

No obstante, los basurales a cielo abierto son constante causa de denuncias e intervenciones de asesoramiento y fiscalización. Incluso en varias localidades el problema subsiste. Colonia Avellaneda es una de ellas.

En el caso de Colonia Avellaneda, desde el año 2015 son múltiples las denuncias de los vecinos y las distintas inspecciones y pedidos de adecuación a la normativa ambiental para lograr la erradicación del basural a cielo abierto por todas las problemáticas que ellos conllevan: proliferación de plagas, generación de focos de incendio, molestias por humo y cenizas, además del daño ambiental específico al suelo y posiblemente al agua subterránea y/o superficial por contaminación o degradación.

Las acciones llevadas a cabo por las jurisdicciones locales han resultado insuficientes para la solución del problema.