El crédito anual aprobado por la ley de presupuesto provincial, para destinar a personas de escasos recursos con problemas de salud en Entre Ríos, es de casi 127 millones de pesos, de los cuales un total de 46.821.379 ya están comprometidos para su uso.

Este implica que, en tres meses del año, ya se lleva consumido en el rubro subsidios un total del 38 por ciento de lo previsto originalmente y que responde a la solicitud de 704 subsidios para usar en medicamentos, prótesis, estudios de alta complejidad, tratamientos farmacológicos para enfermedades poco frecuentes, etc.

En el caso del Incluir Salud, el crédito autorizado asciende a 3.145.414 pesos ceñido a un abanico de 115 subsidios y que se utilizan para adquirir sillas de ruedas, prótesis, órtesis y otros tratamientos.

De hecho, las recurrentes falencias en decisiones económicas que bajan de nación, tanto como la devaluación del peso frente al dólar, están generando severas anemias en los recursos que el estado entrerriano descentraliza en el ministerio de Salud para sus actividades específicas.

En términos sanitarios las decisiones que se deben tomar a diario no dejan margen para dilaciones de ningún tipo y si a ello se le suma que los recursos pasan a ser exiguos frente a una realidad económicamente adversa producto fundamentalmente, de los desaciertos que alienta Nación, la situación torna tensa la resolución de los conflictos que devienen de las necesidades sanitarias de la gente con escasos recursos.

Para sustanciar otro ejemplo concreto, es importante señalar que la provincia a través del Ministerio de Salud, se está haciendo cargo de las tramitaciones de las patologías de alto costo y baja incidencia porque la Agencia Nacional de Discapacidad a través del Incluir Salud nacional esta atrasada con la transferencia de fondos, de modo tal que la última cápita transferida corresponde a noviembre de 2.018 y fue recibida recién el 19 de marzo pasado.

En lo que hace al banco de drogas oncológicas que funciona en el hospital San Martín de Paraná, todo el costo que de él derive, lo asume la provincia con fondos del tesoro entrerriano ya que su homónimo a nivel nacional no cubre los tratamientos de las provincias.

En lo que respecta a las drogas inmunosupresoras que deben utilizar los pacientes transplantados la provincia también se tuvo que hacer cargo de comprarlas ante el no envío de la medicación desde Nación. Por consecuencia de ello, el estado entrerriano reforzó la partida presupuestaria en 1,3 millones de pesos al hospital San Martín para que se haga cargo de comprar la medicación y de eso modo no discontinuar el suministro a los pacientes transplantados.

También hay problemas con la provisión de medicamentos que antes se realizaba a través del programa remediar actualmente reducido y es una constante por otro lado, la falta de vacunas tal como sucede por estos días con cinco de ellas.

Respecto al envío de fondos a hospitales y centros de salud en términos de transferencia de partidas (más refuerzos) en lo que hace al período enero-febrero de este año ya se giraron 287.707.173 pesos, montos que naturalmente tuvieron que reforzarse por los altos incrementos, que se sucedieron con la luz, el gas, el combustible para ambulancias e incluso para destinar a medicación e insumos.

Finalmente, vale resaltar que la provincia se tiene que hacer cargo además de los costos de transplantes que dependiendo de su particularidad tienen un costo que van desde 1 millón a 2,5 millones de pesos por paciente.