El municipio de María Grande fue el escenario donde se definieron los lineamientos para el operativo sanitario que se llevará a cabo en el marco de la Fiesta de Disfraces 2019 de la localidad. Las acciones, ejecutadas interinstitucionalmente, buscan garantizar una respuesta pronta y oportuna ante las urgencias y derivaciones que puedan acontecer. Cabe señalar que, de acuerdo a la organización, se espera que este sábado el Predio de la Sociedad Rural reciba cerca de 10.000 asistentes.

A fin de ultimar detalles respecto a las medidas de seguridad y la asistencia sanitaria, las áreas involucradas celebraron dos encuentros: el primero el jueves en la sede del Ministerio de Salud y el segundo este viernes en la Municipalidad de María Grande.

Operativo sanitario

Durante la reunión se fijaron los lineamientos de la respuesta sanitaria ante las contingencias que puedan surgir.

En principio, la organización del evento establecerá puestos con enfermeros y personal tanto en el interior como en el exterior del predio; y ambas postas dispondrán de ambulancias.

Por su parte, desde la cartera de Salud de la provincia, se acordó reforzar la cobertura mediante la provisión de una ambulancia de Emergencias Sanitarias en la zona de ingreso. Este equipo tendrá a su cargo la coordinación del sistema de traslados y derivaciones.

En el hospital de María Grande habrá médicos y enfermeros de guardia activa, complementados con médicos de guardia pasiva. Además se dispondrá de dos unidades de traslado.

También se articuló el apoyo de los hospitales de Cerrito y Hasenkamp, con su guardia médica habitual y traslados.

Por su parte las ambulancias de los Centros de Atención Primaria de La Picada y Tabossi estarán de guardia activa en el horario de 20 a 8 para cubrir accidentología vial en el área de influencia.

En la oportunidad se definió que los traslados, desde el predio hasta el hospital, estarán a cargo de las ambulancias apostadas por la organización, y eventualmente mediante el apoyo del vehículo de Emergencia Sanitaria.

Finalmente, las derivaciones desde María Grande a Paraná, se llevarán a cabo con los vehículos del hospital Francisco Castaldo; y en caso de requerirse, también podrán afectarse los móviles de Hasenkamp y Cerrito.

Oportunamente se coordinó con Policía y municipio la realización de controles de alcoholemia a la salida en cuatro puntos neurálgicos a modo preventivo para evitar que haya conductores que no estén en condiciones óptimas al frente de los vehículos.

Cabe señalar que la coordinación estuvo a cargo de las direcciones de Hospitales, Primer Nivel de Atención, Emergencia Sanitaria. También directores de los hospitales José María Miranda de Cerrito, Brage Villar de Hasenkamp; el municipio la Policía y los organizadores.