En distintos talleres participaron más de 3.554 estudiantes, 790 docentes e institutos de formación docente. Además, trabajando en conjunto con el Observatorio Provincial de Seguridad Vial destinado a público en general, alrededor de 4.000 participantes, alcanzando a todos los departamentos de Entre Ríos. Las jornadas que se desarrollan adquirieron dinámicas como taller, charlas técnicas, videos y juegos didácticos, acompañados de entrega de material pedagógico.

La presidenta del CGE, Marta Irazábal de Landó, destacó que “es muy importante poder trabajar con los chicos y concientizar sobre la importancia de las normas de tránsito, porque ellos son los que se los transmiten a sus familias, se convierte en una herramienta para la vida y desde niños van tomando conciencia de su importancia”.

Por su parte, la coordinadora de Políticas Transversales del CGE, Nora Romero, precisó que “en este tema es necesario recuperar las historias particulares de las unidades educativas, sus trayectorias pedagógicas en materia vial desde un enfoque que proponga cambios en la visión real de los siniestros de tránsito y por ende, en las prácticas educativas; recuperando al sujeto del aprendizaje como sujeto de derecho, entrelazando ideas y generando la conciencia de trabajo real”.

Precisó que por ello, se trabaja en conjunto con el Observatorio de Seguridad Vial de la Provincia de Entre Ríos y la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Según estudios, los siniestros relacionados con el tránsito ponen de manifiesto que uno de los principales grupos de riesgo lo constituyen los niños, niñas, jóvenes cuando hacen uso de la vía pública como peatones, sobre todo a partir de los 14 años. Por ello, se hace necesaria la atención de este tema dentro de la curricula tomando en cuenta que los estudiantes están expuestos a sufrir siniestros de tránsito casi a diario, porque en muchos casos tienen que desplazarse desde lugares bastante alejados a la escuela.

Es importante destacar que la escuela no es la única depositaria de esta responsabilidad. Por el contrario, la influencia de los padres como modelos de identificación desde edades muy precoces en las que el niño comienza a transitar la vía pública.

(Prensa Consejo General de Educación)