La acompañaron Luis Precerutti, secretario de Economía Social de Entre Ríos y Oscar Minteguía, subsecretario de la Unidad de Integración de Obras Públicas de la Nación.

Este jueves, en el Centro Provincial de Convenciones de Paraná, se desarrolló el “Foro de Economía Social Entre Ríos 2022, a 10 años de la sanción de la Ley de Economía Social: aprendizajes y desafíos”. La actividad convocó a más de 1200 actores de la Economía Social y sus objetivos específicos fueron promover un espacio de reflexión e intercambio de experiencias; generar espacios de visibilización, vinculación y reconocimiento; proponer instancias de diálogo; pensar y profundizar los desafíos que permitan el desarrollo y la consolidación de la Economía Social en Entre Ríos.

En este marco, la vicegobernadora Laura Stratta formó parte del panel central y estuvo acompañada por Luis Precerutti, secretario de Economía Social de Entre Ríos y Oscar Minteguía, subsecretario de la Unidad de Integración de Obras Públicas de la Nación. Presenciaron el encuentro, legisladoras y legisladores, funcionarias y funcionarios provinciales. Además, de actores de la Economía Social, como emprendedores, artesanos, pequeños productores, grupos asociativos, entre otros.



Estado presente

Antes de comenzar con el panel de preguntas y respuestas, la vicegobernadora expresó su emoción y felicidad por estar compartiendo este espacio de reencuentro con las y los emprendedores entrerrianos, pero también para recordar el camino transitado en estos 10 años de la sanción de la Ley N°10.151.

“El 2001 fue una bisagra que nos interpeló para empezar a pensar que otra economía era necesaria, que todos teníamos un rol clave para poder aportar y cambiar el paradigma de las políticas sociales”, dijo Stratta al tiempo que recordó que hasta ese momento “las políticas eran de acción social no desarrollo social, donde el destinatario era un objeto, no era sujeto de las políticas sociales”.

“Esta ley, que empezamos a impulsar por allá en el 2011, no fue obra de la casualidad sino parte de un camino que veníamos recorriendo en Entre Ríos con los Banquitos Populares de la Buena Fe. Esta ley fue un modo de organización y de resistencia que surge al calor del 2001 y 2002, como una respuesta de la comunidad pero sobre todo como una respuesta también del Estado para abrir puertas y para generar oportunidades”, subrayó.

Luego, la vicegobernadora destacó el rol que cumplió Carlos Ramos, como ministro de Desarrollo Social de Entre Ríos. “Fue el primero que tuvo sobre las espaldas poder hacer carne la ley, y empezó a pensar qué forma le podía dar a las políticas públicas que pudiera hacer efectivo el espíritu que esa ley recogió”, valoró.

Seguidamente, agradeció a las y los compañeros que en el marco de los Bancos Popular de la Buena Fe "no sólo nos ayudaron a pensar los Banquitos en la provincia, sino también a pensar en la Ley de Economía Social”. También agradeció a Marta Arriola, “quien fue la primera que vino a enamorarnos con el proyecto”, acotó.

En tal sentido, Stratta comentó que “ese momento nadie entendía nada cuando hablábamos de garantía solidaria, de participación comunitaria, porque se trataba de romper con una lógica para pensar en la importancia de la participación, de la solidaridad, de los procesos comunitarios, pero sobre todo de la importancia de los Estados fuertes”, resaltó tras agregar: “Necesitamos Estados fuertes que reviertan las desigualdades y las injusticias, que generen oportunidades”.

En otro tramo de su discurso, la vicegobernadora dijo que “las leyes son el resultado de un tiempo histórico, de un contexto, de la experiencia y de las decisiones políticas”.

“Hoy, pese a las dificultades y las complejidades que nos exige este tiempo, tenemos un Estado que está presente, que hace las cosas bien, que se involucra, y que invierte para que haya desarrollo social y humano”, destacó.

Para Stratta es necesario “celebrar estos 10 años que son parte de un cambio, que son el resultado de la escucha atenta, pero lo más importante es que, después de estos 10 años, estamos modificando la ley para que tenga una mirada más amplia, para que pueda profundizar su trabajo, su camino y que pueda institucionalizar herramientas para que nadie venga a sacarnos derechos”, aseveró al tiempo que consideró que “el Estado debe ser fuerte para reparar y para transformar. Todos tenemos la obligación moral, institucional y política de seguir defendiendo a la economía social como política pública”, concluyó.



Decisión política

Por su parte, Oscar Minteguía, subsecretario de la Unidad de Integración de Obras Públicas de la Nación, con amplia trayectoria en Economía Social de la provincia de Buenos Aires, manifestó: “Yo creo que lo que ha sucedido y, por eso también la importancia de esta Ley y los 10 años de la misma, es que esta otra economía, además de resolver las cuestiones de nuestra vida, genera organización y genera liderazgos”.

Y continuó: “Hay muchísimas mujeres y hombres que asumen una responsabilidad todavía mayor que la propia, que se involucran en las necesidades de la comunidad, de un sector, de un grupo, de una cooperativa, de una mutua o de una asociación de productores, y esos liderazgos han ido permeando el gobierno. Me parece que la conjunción de decisión política y la inclusión de montón de dirigentas y dirigentes en puestos que tienen que ver con la alimentación de los procesos de la economía social, popular y solidaria, le ha dado este impulso en los últimos años".

Para el funcionario nacional, “no va a haber otra forma que no sea que los propios representantes de los actores asuman responsabilidades en la transformación y que, en ese sentido, vayan generando esas condiciones para las decisiones políticas que hay que tomar para simplemente la ligación de la economía social y solidaria con la economía pública y estatal".

Balance positivo

En tanto, Luis Precerutti, secretario de Economía Social de Entre Ríos explicó cómo se plasmaron las políticas públicas en materia de Economía social y también se refirió a los microcréditos trabajados en los 17 departamentos de la provincia.

El funcionario hizo un recorrido histórico de la Ley mencionando el trabajo realizado desde los Banquitos de la Buena Fe hasta la actualidad.

Destacó que “en el gobierno nacional, cuando se sancionó la ley, Alberto Gandulfo, coordinador nacional de la Comisión de Microcréditos fue quien nos permitió este desarrollo tan importante en la provincia, y agradecer a Diego Polese, quien nos acompañó todos estos años en la provincia”, remarcó.

Precerutti, además, sostuvo que “cuando hablamos de microcréditos, entras a formar parte de una comunidad de vida donde compartís el trabajo, las penas, las alegrías, los problemas, es una comunidad que se va generando en un trabajo cooperativo de ayuda mutua para ir generando trabajo genuino y lugar por la justicia social en nuestra provincia y en nuestro país. Es decir, el microcrédito es la excusa para ir generando una comunidad organizada”, valoró.



Las y los protagonistas

Durante el panel, hicieron uso de la palabra una emprendedora hortícola y un emprendedor artesano ceramista, ambos oriundos de Concordia. Allí, contaron sus experiencias y agradecieron el acompañamiento del Estado porque les permitió “trabajar de manera organizada y colectiva para llegar más lejos”, dijo Ermelinda. “Gracias por abrirnos las puertas y permitimos crecer y reconocernos como trabajadores”, agregó.

“A mí se me está cumpliendo un sueño: vivir de lo que hago con mis manos”, expresó Uriel, el joven emprendedor de Manos Entrerrianas.



Más actividades

La jornada de este jueves continuó con la actuación de la Orquesta Latinoamericana La Casita de los Pibes (La Plata- Provincia de Buenos Aires). Además, se realizaron 10 conversatorios simultáneos, con experiencias provinciales y nacionales bajos los ejes temáticos de la comercialización, las políticas públicas, el cooperativismo, la agricultura familiar, ambiente, género, entre otros.

Finalmente, se realizó el acto de cierre.



(Prensa Vicegobernación)