La capacitación, denominada Sabores y saberes que cuidan, tiene el objetivo de abordar la alimentación como derecho humano de niñas, niños y adolescentes (NNyA) y resignificar los eventos alimentarios y las acciones tendientes a garantizar el derecho a la alimentación en los dispositivos de cuidados alternativos del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf).

La actividad, que se realiza en el marco del convenio con la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud de la Uader y el COPNAF, está destinada a promotoras y promotores de derechos, secretarios ecónomos, equipos técnicos y directivos de Residencias Socioeducativas (RSE) del Copnaf, dependientes de la Subdirección de Cuidados Alternativos para las Infancias.

En el primero de los tres encuentros previstos, que se desarrollan de manera virtual, participaron como disertantes las licenciadas en Nutrición Elsa Olmedo, Ariana Maria y María Eugenia López.

La apertura estuvo a cargo de la directora de Protección Integral de las Infancias, Cecilia Olmedo, quien abogó porque se genere “un espacio de intercambio, de encuentro, de socialización de saberes, y también de debate y de reflexión respecto a lo que implica la alimentación para las niñas y los niños y cómo garantizar el derecho a una alimentación adecuada en los dispositivos de cuidados alternativos con modalidad residencial”.

Alimentación adecuada
El derecho a la alimentación adecuada se encuentra formalmente reconocido en la Constitución Argentina y sus leyes nacionales. Así, el Estado se convierte en garante de la disponibilidad, la accesibilidad física y económica, la adecuación y la sustentabilidad de la alimentación en todas y cada una de las personas bajo su jurisdicción.

Teniendo en cuenta que en las Residencias Socioeducativas (RSE) del Copnaf, se ejecutan cotidianamente numerosas tareas de cuidado, incluidas entre ellas, las de alimentación, es que en estos dispositivos se trabaja con el objetivo de restituir y garantizar derechos en el marco de la Convención de los Derechos del Niño, y las leyes nacionales y provinciales de Protección Integral de los derechos de las NNyA y las Directrices sobre las modalidades alternativas para su cuidado.

Toda esta normativa postula el carácter indivisible de los derechos humanos fundamentales y su interdependencia. En este sentido, las RSE deben garantizar el Derecho a la Alimentación con toda la complejidad que ello implica y que excede el mero suministro de calorías y nutrientes. La alimentación es un evento clave en la vida de un ser humano, es producto pero a la vez, productora de relaciones sociales y requiere por lo mismo, un enfoque consciente de su complejidad.

El hecho alimentario requiere diferentes formas de relacionarnos con los alimentos, educación alimentaria nutricional sólida y continua, entornos saludables al interior de las Residencias, formación en la selección y manipulación de alimentos sanos, frescos y soberanos, nuevas relaciones y organizaciones en torno a la mesa, nuevos hábitos de consumo. El hecho alimentario puede y debe abordarse desde la institucionalidad pública con la importancia y la seriedad que se merece y esto exige una mirada reflexiva tanto al interior de las Residencias del Copnaf como al acompañamiento y cuidado en comunidad de nuestras infancias.

(Prensa Copnaf)