Además de los riesgos biomédicos y psicológicos, el embarazo como producto de un abuso sexual y la maternidad como consecuencia de un embarazo no deseado, constituyen un daño a la salud integral de niñas y adolescentes. Son circunstancias que se agravan por la edad y madurez mental y social, y comprometen las etapas posteriores del ciclo vital de las mismas, aumentando su vulnerabilidad frente a la pobreza, la exclusión, la violencia y la dependencia.

En este contexto, desde el Ministerio de Salud de Entre Ríos, a través de la Dirección Materno Infanto Juvenil (DMIJER), se articulan acciones para garantizar las condiciones de consulta en el marco de la atención integral de la salud de niñas y adolescentes desde la perspectiva de derechos. En tal sentido, el acompañamiento se basa en confidencialidad y privacidad, escucha activa, empatía, y transparencia informativa.

Con el objeto de brindar las herramientas necesarias para una atención de calidad, la DMIJER, desarrolló un encuentro con médicos y médicas residentes de obstetricia, obstetricia comunitaria y ginecología. El mismo, se llevó a cabo en el Salón Rojo del Hospital Materno Infantil San Roque de la ciudad de Paraná, y tuvo como eje la presentación del documento ´Atención de Niñas y Adolescentes Menores de 15 años Embarazadas. Hoja de ruta. Herramientas para orientar el trabajo de los equipos de salud´.

Se trata de lineamientos para facilitar los aspectos asistenciales, adecuación de escenarios y recursos necesarios, estableciendo criterios y especificaciones que otorguen uniformidad para una recepción y asistencia de calidad, integral, humanizada, atenta, respetuosa y libre de prejuicios, con la finalidad de garantizar el cumplimiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos consagrados por la Constitución Nacional y los Tratados de Derechos Humanos.

Dicho documento tiene carácter de Resolución Ministerial N° 1841/20 y fue publicado el 12 de noviembre en el Boletín Oficial de la República Argentina.

Al respecto, la referente del Programa de Salud Integral para las Adolescencias, Fernanda Spessot, indicó: “Obligar a una niña o adolescente a llevar a término un embarazo forzado o no intencional es una violación de sus derechos humanos. La detección temprana de abusos sexuales en niñas y adolescentes menores de 15 años, además de detener el abuso evitaría embarazos y maternidades forzadas. Por esto es que trabajamos en pos de mejorar los servicios de atención a las y los adolescentes entrerrianos”.

De la Jornada participaron por el Programa de Salud Integral para las Adolescencias, la referente y la integrante del equipo técnico Lic. Carina Romero; del equipo técnico de la Dirección Materno Infanto Juvenil, la ginecóloga Liliana García y la pediatra Romina Fereyra. Por último, se contó con la presencia del Ginecólogo Gustavo Terra, Jefe de Servicio de la Maternidad del San Roque.