Las más de 2.600 hectáreas serán destinadas a educación, ciencia, ecoturismo y conservación.

“Es una iniciativa de sumo valor para preservar el ecosistema, el ambiente y las condiciones naturales de esta región del río Uruguay”, destacó Bordet tras el encuentro, y agregó que “la zona ya es una reserva natural de usos múltiples, y esta donación es para crear una categoría de mayor protección para una serie de islas privadas que la fundación donará a Entre Ríos, sin costo para la provincia”.

El filántropo norteamericano Gilbert Butler compró y donará a Entre Ríos las islas Dolores, San Genaro y Campichuelo para crear allí un parque provincial. Las tres islas están ubicadas en una zona localizada entre Concepción del Uruguay y Colonía Elía.

Desde hace varios meses personal de la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos viene trabajando en el proyecto, realizando visitas y relevamientos en las islas con representantes de la fundación filantropica y diagramando el plan de manejo del lugar.

Dentro de las islas entrerrianas, la fundación está construyendo refugios y senderos para que los visitantes puedan recorrerlas.

De igual manera, se donarán al vecino país las islas Pingüino, Chala y Basura, ubicadas en forma de espejo del lado uruguayo, para formar también allí un área de conservación, dentro de los Esteros de Ferrapo.

Del encuentro participaron también los intendentes de Río Negro, Omar Lafluf; y de Concepción del Uruguay, Martín Oliva; el ministro de Producción, Juan José Bahillo; el titular de la CARU, José Lauritto; y el vicepresidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, Juan Orabona.

Polo de atracción turística

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, remarcó que esta iniciativa de Butler es un "proyecto virtuoso por el cuidado del ecosistema, de las islas" así como de la "difusión de las cosas que tiene nuestro país".

"Es una muy linda iniciativa y experiencia, y estoy seguro que se puede convertir en un polo de atracción turística”, afirmó el mandatario uruguayo.

Parque natural provincial

Las islas eran de una familia entrerriana que las puso a la venta como cualquier inmueble en 2020, y que fueron compradas por la fundación para donarlas a Entre Ríos. Parks Builders International forma parte de un grupo de filántropos de distintos países que ayudan a los sistemas nacionales y provinciales de áreas naturales en nuestro país, promoviendo la ciencia, la educación, el turismo y la conservación.

Las islas quedaron bajo la jurisdicción del gobierno provincial, dentro del ámbito de la Secretaría de Ambiente que tiene la Dirección de Áreas Naturales Protegidas, que es la autoridad de aplicación de la Ley 10.479.