Se trata de una iniciativa de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de Entre Ríos y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación. En consecuencia, pequeñas y medianas empresas de la provincia recibieron montos de hasta 10 millones de pesos para llevar adelante propuestas innovadoras que promuevan la generación de empleos de calidad en el ámbito provincial; y que brinden nuevos productos o servicios intensivos en conocimiento y tecnología.

La firma Lambert Hermanos, dedicada a fabricar acoplados y semirremolques, accedió a uno de los ANR para solventar la inversión, cercana a los 12 millones de pesos, para la creación de un vehículo autónomo, tractor, para transportar los elementos a distribuir dentro de su planta fabril.

Juan Proserpi, diseñador industrial responsable del proyecto, describió que la circulación del vehículo será interna y estará guiada a través de sensores magnéticos instalados en el tractor y por cintas magnéticas que delinearán la ruta de circulación. El recorrido iniciará en el sector de Depósito, donde será cargado con los elementos y programado con su destino. Una vez en destino se descargan los elementos y es enviado nuevamente hacia Depósito. Agregó que su capacidad de carga es de 200 kilos en una superficie de dos metros cuadrados.

Especificó que el vehículo será energizado por medio de baterías de litio recargables, las cuales aportan la autonomía necesaria para un día de trabajo. Estará provisto de un sistema de posicionamiento y control, además de sistemas de seguridad redundantes. El diseñador explicó a su vez que con la incorporación de este vehículo se espera una mayor eficiencia en la provisión de componentes a los diferentes sectores de la planta, disminuyendo los desvíos de producción por falta de materiales, teniendo esto un efecto directo sobre los tiempos finales de producción en todos los productos. La provisión a estos sectores significa el traslado rutinario de materiales por la nave principal de la empresa, en trayectos que superan los 300 metros, y con distintas estaciones de trabajo.

Reducción de impacto ambiental

Por su parte, Patricio Lambert expresó que este desarrollo tiene un fuerte objetivo tecnológico, ya que va a permitir a la empresa adquirir e implementar conocimientos sobre sistemas autónomos, además de significar un cambio de paradigma en cuanto al tipo de propulsión utilizado en la empresa para realizar movimientos internos, remplazando sistemas de combustión tradicional por propulsión eléctrica, tecnología de menor impacto sobre el ambiente y la salud de los operarios.

Aportó que “si bien el plan de corto plazo contempla que el prototipo sea utilizado en los procesos internos de la empresa, también resulta relevante evaluar si es viable transformarlo en un producto destinado a mercados nacional y regional”. En rigor, visualiza un potencial producto comercializable a mediano plazo como sistema autónomo para manejo de cargas en procesos y en bodegas, y también se apuesta a que la incorporación de estas tecnologías habilite nuevas oportunidades asociadas a los productos principales.

Respecto del trabajo en conjunto con organismos estatales, Lambert detalló: “La experiencia con la Secretaría de Ciencia y Tecnología y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación fue gratificante, el acompañamiento y asesoramiento han sido fundamentales para las etapas parciales del proyecto y se espera que lo siga siendo para poder lograr los objetivos pretendidos, tanto por nosotros como por los estudiantes y profesores de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Todas las expectativas se encuentran puestas en los resultados del presente trabajo, no solo por su potencial propio, sino por la alianza establecida que favorece la ejecución de nuevos proyectos a futuro”.

Estímulo inédito

Jorge Gerard, secretario de Ciencia y Tecnología, comentó que los proyectos ANR Empresas constituyen una línea de promoción de la innovación que es inédita en la provincia, mediante los cuales se pretende estimular a las compañías para que apuesten a la innovación como estrategia de crecimiento. Definió que “se trata de un esfuerzo compartido entre la Agencia Nacional de Investigación, Desarrollo e Innovación y el Gobierno de Entre Ríos, en la cual ambas instituciones aportan recursos para fomentar el desarrollo tecnológico de las firmas entrerrianas”.

Asimismo, el funcionario sostuvo que ingresar al sistema formal de innovación es novedoso para gran parte de las empresas locales, que son pequeñas y medianas en su mayoría. Ponderó que “innovar no es comprar una máquina o incorporar un servicio; supone mucho más que ello, y requiere articulación con el sistema científico-técnico, esfuerzos de ingeniería y la asunción de algún riesgo técnico”. Resaltó también la valoración que la Secretaría de Ciencia y Tecnología brindó a esta primera experiencia, con nueve proyectos recibidos y cuatro aprobados en la evaluación técnica.

“En el caso de Lambert, se trata de una propuesta realmente interesante. Puede redundar en una mejora de la eficacia y eficiencia en los procesos internos de la empresa e incluso es un desarrollo tecnológico con potencial de transferencia hacia otras firmas, generando valor agregado en origen para Entre Ríos”, sentenció el funcionario.