Entre los temas tratados durante el encuentro, se destacaron la generación de sistemas de alertas por monitoreo mensuales de presencia de la cigarra Diaphorina citri, vector de la enfermedad, en cada zona; realizar una reunión con profesionales de la Agronomía para que conozcan, dispongan y aprovechen este sistema; capacitar al productor mediante viajes a otras producciones para que experimenten la evolución de la epidemia en otros lugares, como se maneja el combate de la misma y sus resultados; entre otros.

Amavet indicó: “Ha sido una reunión muy fructífera, ya que en esta lucha contra el HLB es vital que la provincia y los organismos nacionales trabajen palmo a palmo con los productores. Es fundamental también que los citricultores continúen agregando y reforzando componentes a este plan de acción, ya que lamentablemente esta enfermedad ha ido avanzando y, por ende, debemos anticiparnos a su evolución en los años venideros”.

El funcionario agregó también que “dialogando con todos los sectores que componen este plan de lucha hemos acordado acciones a fortalecer, tales como el diagnóstico efectivo y control zonal de la cigarra, la erradicación de quintas abandonadas, las cuales pueden atentar contra el correcto control de la diaphorina citri; o la cría del insecto Tamarixia radiata, enemigo natural de esta cigarra, para controlar en zonas con menos presencias de dicho vector o en zonas urbanas”.

Por su parte, Pablo Molo, presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier), sostuvo: “Los citricultores debemos ponernos de acuerdo y comprometernos a seguir estos lineamientos al pie de la letra, ya que estamos ante un problema muy grave y, desde la Fecier, no queremos que nadie tenga que dejar de ejercer la citricultura”. A su vez, Gloria Pérez, directora interina del Centro Regional Entre Ríos del INTA, remarcó la necesidad de crear una mesa técnica y política conformada por organismos estatales y productores, como así también de que los municipios participen del monitoreo del HLB en zonas urbanas.