Estas acciones resultan de un proceso que comenzó en 2021 con las ferias de agricultura familiar y alimentos artesanales organizadas por el ICAB, “donde se generó un intercambio con varios sectores como los mismos productores” indicó Pablo Basso, titular del organismo.

A ese ámbito se integraron especialistas de la Dirección de Fiscalización Alimentaria, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, municipios, la Dirección de Defensa del Consumidor; e inclusive los mismos consumidores.

Basso precisó que “de ese espacio surgió una propuesta que terminó cambiando una ley nacional: el Código Alimentario Argentino consideró a la agricultura familiar como un sector productivo en el rubro especifico de tambo quesería. Inclusive luego se amplió hacia otros rubros”.

Expresó también que, a partir de estos cambios, se empezaron a permitir habilitaciones de salas de elaboración más chicas sin los requisitos originales que tenían los tambos quesería o las fábricas de quesos a nivel industrial, contemplando de igual manera las normas propias en cuanto a seguridad alimentaria y en materia fiscal. “Hoy estamos viendo que muchos pequeños productores de quesos, vendedores que habitualmente se encuentran en ferias o almacenes de barrio vendiendo sus productos, pueden comercializarlos con la correspondiente habilitación, con su propia marca, registro y trazabilidad; y controlados de manera correcta con los correspondientes análisis. Esto también es un agregado de valor sanitario”, sentenció Basso.

Por su parte, Horacio Jaureguiberry, coordinador de Lechería de Entre Ríos, destacó que ya se han realizado análisis de brucelosis y tuberculosis a diez tambos quesería del departamento Nogoyá, todos con resultados positivos para su certificación. Tal acción, sentenció, permitirá avanzar con la Certificación Conjunta provista por el Ministerio de Producción.

“En este comienzo de mes trabajaremos con cuatro tambos más de Nogoyá y otros tantos de Aranguren, analizando sus condiciones de sanidad como también asistiendo y capacitando en materia productiva y financiera” dijo el funcionario. Aportó que Entre Ríos cuenta con más de 500 tambos quesería de pequeña escala, por lo cual, -aseguró-, “es crucial fortalecer el trabajo articulado con los municipios para dar respuestas a este sector que representa una parte importante de la cadena de producción tambera”.