El objetivo fue reforzar los vínculos, brindar respaldo y proyectar acciones conjuntas en beneficio de las personas con discapacidad.

El Centro es una institución educativa perteneciente a la modalidad de educación especial del Consejo General de Educación (CGE), que atiende niños, adolescentes, jóvenes y adultos con discapacidad. Se trata de una institución a la cual concurren 66 estudiantes que reciben educación, contención y acompañamiento a partir del destacado trabajo de una veintena de trabajadores, entre quienes se cuentan docentes, equipo técnico y administrativos.

La coordinadora del CET Nº 1, Andrea Blasón, mostró junto a parte del equipo profesional de la institución las modernas instalaciones del espacio y relató las actividades que allí realizan diariamente. "Acá trabajamos con alumnos con múltiples discapacidades, que están entre los cuatro y los 60 años. En este momento contamos con una matrícula de 66 alumnos, que todos los años va creciendo. Se trabaja la parte de nivel inicial y alfabetización, y hay cinco espacios educativos múltiples, donde se realizan talleres", expresó.

"Se trabaja uno a uno con los alumnos, porque en su mayoría son muy dependientes. Ellos necesitan asistencia todo el tiempo. Desde la silla de rueda, el trabajo manual, para todo se necesita apoyo", indicó.

El edificio del CET Nº 1 fue inaugurado en 2019 y cuenta con amplios espacios para el desarrollo de talleres, como así también una pileta climatizada, baños adaptados y lugares al aire libre. Una de las propuestas que se realizó desde el Iprodi fue trabajar en conjunto para renovar el banco de ayudas técnicas, dotando a la institución y sus alumnos de nuevos elementos. Para ello se buscará gestionar la personería jurídica y regular la cooperadora, lo que permitirá gestionar estas ayudas a través del programa Ley de Cheques. "Para todos estos temas cuenten con nosotros. La idea es trabajar juntos", destacó la directora del Iprodi.

Otra de las propuestas que se comenzó a dialogar fue la posibilidad de, a partir de la infraestructura existente, proyectar el funcionamiento de un Centro de Día. "Este lugar es maravilloso y hay mucha población adulta con discapacidad que tiene necesidad de espacios como un Centro de Día", subrayó Artusi.

Durante la visita, desde el Iprodi se puso a disposición todo el equipo técnico y profesional del instituto para continuar avanzando en iniciativas que refuercen las políticas públicas de discapacidad.

"Estamos re agradecidos con la donación de pañales por parte del Iprodi, que nos viene bien para ayudar a nuestros alumnos cuando ellos no tienen. Estamos agradecidos también por todo el apoyo que nos están brindando. Ya están establecidas las redes para estar en contacto y realizar cosas en conjunto", concluyó la coordinadora de la institución, Andrea Blasón.