Desde la cartera de Salud se indicó que, si bien por la pandemia por Coronavirus disminuyó el número de neumonías por las causas más comunes, como bacterias y virus (inclusive por la gripe estacional), aún se registran neumonías por SARS COV2, que es el virus que está circulando actualmente. Por lo tanto, se recordaron las principales acciones preventivas y los hábitos saludables que contribuyen a controlar el riesgo de padecer neumonía.

El neumonólogo Luis Larrateguy (M.P. 6.015) explicó sobre la enfermedad: “La neumonía es una infección que puede inflamar uno o ambos pulmones; por la cual los alvéolos (también llamados sacos aéreos) se pueden llenar con líquido o material purulento”; agregando que esto provoca tos acompañada de flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar.

Asimismo, el profesional indicó que la neumonía puede variar en gravedad, la cual puede ir “desde leve a potencialmente mortal: es más grave en bebés y niños pequeños, en quienes son mayores a 65 años, y en personas con problemas de salud o sistemas inmunitarios debilitados”. En el mismo sentido, explicó que las manifestaciones varían según la severidad del cuadro, y que además dependen de varios factores como el tipo de microbio que causa la infección, la edad y la salud en general de la persona.

Así, el referente señaló que las diferentes neumonías son causadas por microbios (bacterias, virus u hongos) que ingresan a los pulmones. En detalle, Larrateguy explicó las diferencias de los distintos microbios: En el caso de la neumonía bacteriana, la bacteria más común es el Streptococcus pneumoniae. “Este tipo de neumonía puede ocurrir por sí sola o después de haber tenido un resfrío o una gripe”, abundó.

También puede ser provocada por organismos similares a las bacterias, como en el caso del Mycoplasma pneumoniae, “que usualmente produce síntomas más leves que otros tipos de neumonía; y habitualmente se la llama neumonía atípica”, explicó el especialista. Asimismo, en algunos casos pueden ser provocadas por hongos, el cual es el tipo de neumonía más frecuente en personas con enfermedades crónicas preexistentes o sistemas inmunitarios debilitados, y en personas que han inhalado grandes dosis de los organismos. “Los hongos que lo causan pueden encontrarse en el suelo o en los excrementos de las aves y varían según la ubicación geográfica”, acotó Larrateguy.

Finalmente, señaló que también puede ser causada por diferentes virus, incluido el SARS COV2 (que origina el Coronavirus). El profesional recordó que algunos de los virus responsables de resfríos y gripe pueden provocar neumonía. En líneas generales la neumonía viral, la más común en niños menores de 5 años, suele ser leve; aunque en algunos casos puede llegar a ser muy grave. En esta línea, Larrateguy expresó que “el SARS COV2, cuando produce la enfermedad Covid-19, puede causar neumonías graves”.

Signos para estar atentos

Los signos y síntomas de la neumonía pueden incluir: dolor en el pecho al respirar o toser; falta de aire y dificultad para respirar; desorientación o cambios de percepción mental (en adultos de 65 años o más); tos que puede producir flema; fiebre, transpiración y escalofríos con temblor; temperatura corporal más baja de lo normal (en adultos mayores de 65 años y personas con un sistema inmunitario débil); y náuseas, vómitos o diarrea.

Prevención

En cuanto a las medidas preventivas, Larrateguy indicó una serie de pautas.

• Vacunarse. “Existen vacunas para prevenir algunos tipos de neumonía (por neumococo y haemophilus influenzae) y la gripe, por lo tanto hay que asegurarse que los niños completen el esquema de vacunación oficial de la República Argentina y reciban las dosis indicadas para cada etapa”.

• Practicar una buena higiene. “Hay que lavarse las manos regularmente o usar un desinfectante para las manos a base de alcohol para protegerse de las infecciones respiratorias que a menudo derivan en neumonía”.

• No fumar ni “vapear”. El tabaquismo daña las defensas naturales que protegen a los pulmones de las infecciones respiratorias, por eso es importante mantener los hogares libres de humo de tabaco y “vapeadores” o cigarrillos electrónicos, que son igual de nocivos.

• Mantener fuerte el sistema inmunitario. “Un organismo cuyas defensas están por debajo de lo normal es más propenso a adquirir una bacteria o un virus, por eso es importante dormir lo suficiente, ejercitarse regularmente y llevar una dieta saludable para fortalecer el sistema inmune”, completó el profesional.