El ministro de Planeamiento, Marcelo Richard, junto al subsecretario de Arquitectura, Walter Dandeu, mantuvieron una reunión de trabajo con el Presidente del Tribunal de Cuentas, Diego Lara, quien estuvo acompañado por la Vocal, María de los Ángeles Moia.

Durante el encuentro, los funcionarios avanzaron en aspectos necesarios del proyecto, el cual fue elaborado en forma articulada entre el organismo de control y las áreas de proyecto del ministerio de Planeamiento, y que permitirá ejecutar trabajos necesarios en toda la infraestructura del tercer piso del edificio ubicado en calle Andrés Pazos de la ciudad de Paraná.

En ese marco, el presidente del Tribunal, Diego Lucio Lara, explicó que “esta reunión de trabajo es consecuencia de reuniones previas que hemos venido manteniendo con el ministro Richard, en virtud que estamos articulando una obra muy importante para el Tribunal de Cuentas de la provincia”.

“Este proyecto significa la mejora de toda la infraestructura edilicia del tercer piso del edificio donde está la sede del Tribunal de Cuentas, una intervención casi integral porque prevé un acceso independiente al edificio, así que es un proyecto muy ambicioso para el cual ya tenemos previsto el financiamiento, y presupuestado para el año que viene”, detalló.

Finalmente Lara indicó que “estamos ultimando cuestiones que hacen al proyecto, con la definición de los pliegos de condiciones para el llamado a licitación, que estimamos será en lo que resta de este semestre, para que ya el año que viene empiece la obra. Así que muy dispuesto el ministro, el subsecretario de arquitectura y el equipo técnico del ministerio que está acompañándonos”.

Por su parte la vocal Cra. María de los Ángeles Moia dio detalles de los beneficios que traerá el proyecto de refuncionalización y modernización para el organismo. Al respecto, precisó: “Es importante destacar que el proyecto que tenemos es para mejorar el edificio y la calidad de trabajo de las personas que llevan a delante la tarea diariamente en el lugar. Además se apunta a tener en cuenta los nuevos requerimientos, se necesitan mayores conexiones de datos que puedan abastecer a las computadoras y los equipos que nosotros tenemos para trabajar diariamente”.

“Hay que pensar que el edificio data del año 1958, es un edificio fantástico, ha durado todos los años que ha prestado sus servicios, pero es tiempo adecuado para renacionalizarlo y atender las necesidades y las prestaciones que hoy la tarea de control externo que hace el tribunal de cuentas requiere, entonces en función de eso está pensado el proyecto”, concluyó la vocal Moia.